HAT-P-7b un enorme planeta con vientos de “zafiros y rubíes”

Investigadores de la Universidad de Warwick han encontrado fenómenos meteorológicos extremos en un enorme exoplaneta gaseoso, llamado HAT-P-7-b, tiene vientos muy variables en la zona ecuatorial del planeta que probablemente están  compuestos de “corindón”, el mineral que en la Tierra forma rubíes y zafiros.

rubiesRepresentación artística de HAT-P-7b frente de su estrella. Créditos: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI)

Es un planeta gaseoso 16 veces más grande que la Tierra y 500 veces más masivo que la Tierra. Se encuentra a más de mil años luz de distancia de nosotros. La temperatura es espectacular, aproximadamente 2500 ºC, y tiene un movimiento síncrono, es decir siempre tiene un lado hacia su estrella. Las nubes se forman en el lado frío y se evaporan rápidamente en el lado caliente. Estos resultados muestran que el planeta está atravesado por las fuertes corrientes de aire que llevan las nubes desde el lado de la noche eterna al lado del día. Esta es la primera vez que se observa el cambio en el clima en un planeta gigante fuera de nuestro sistema solar.

Para saber más:

HAT-P-7b: An Extremely Hot Massive Planet Transiting a Bright Star in the Kepler Field

cropped-3-3.jpg

El objeto de Hoag, una extraña galaxia

El objeto de Hoag (PGC 54559) es una extraña galaxia descubierta en 1950 por el astrónomo Art Hoag, de ahí el nombre de objeto de Hoag, en el momento del descubrimiento se pensó que era una nebulosa planetaria. Pero tras descartarlo se tuvo que sugerir que el objeto era en verdad una galaxia.

hoagCréditos imagen: NASA -Telescopio espacial Hubble.

Observaciones más detalladas realizadas en 1970 confirmaron la hipótesis galáctica, aunque muchas de las características del objeto de Hoag son un misterio.  Es un anillo casi perfecto de estrellas azules y jóvenes orbitando en torno al núcleo de galaxia, con 120.000 años luz de diámetro, es ligeramente  mayor que la Vía Láctea. El anillo azulado, compuesto principalmente por aglomerados de estrellas jóvenes y masivas, contrasta con el núcleo amarillento de estrellas muy antiguas. Esta rara estructura está localizada a unos 600 millones de años luz de la distancia en la constelación de la Serpiente.

Aun se desconoce cómo se formó el objeto de Hoag, aunque se han descubierto objetos similares y se les ha etiquetado como galaxias de anillo. Las hipótesis de Génesis de estos objetos incluyen una colisión de galaxias hace miles de millones de años y el que se haya perdido el efecto gravitatorio de la barra central desde entonces.

cropped-3-3.jpg

Calisto el objeto del sistema solar con más cráteres

Calisto, una de las lunas galileanas de Júpiter, se la describe a menudo como un simple cuerpo solar debido a su simple composición y su inactividad en la superficie. Pero sin embargo lleva el título de ser el cuerpo más antiguo del sistema solar con una edad de 4 mil millones de años y también el objeto con más cráteres.

Se compone de cantidades aproximadamente iguales de roca y hielo, con una densidad media de aproximadamente 1,83 g / cm3. Los compuestos detectados espectralmente en la superficie incluyen hielo acuoso, dióxido de carbono, silicatos y compuestos orgánicos. La investigación de la nave espacial Galileo reveló que Calisto puede tener un pequeño núcleo de silicatos y posiblemente un océano subsuperficial de agua líquida a profundidades mayores de 100 km.
La superficie de esta luna no muestra ninguna firma de procesos subsuperficiales tales como tectónica de placas, terremotos o volcanes, y se cree que ha evolucionado predominantemente bajo la influencia de impactos.

Las características prominentes de la superficie incluyen estructuras de múltiples anillos, cráteres de impacto de formas variadas y cadenas de cráteres, crestas y depósitos asociados. A pequeña escala, la superficie es variada y consiste en pequeños y brillantes depósitos de hielo en las cimas de las elevaciones, rodeados por una manta lisa y suave de material oscuro.

valhallaValhalla. la mayor estructura anillada de Calisto. Imagen tomada por la Voyager 1 en 1979

Calisto está rodeado por una atmósfera extremadamente delgada compuesta de dióxido de carbono y probablemente oxígeno molecular, así como por una ionosfera bastante intensa. Se cree que Calisto se formó por lenta acumulación del disco de gas y polvo que rodeó a Júpiter después de su formación.

Para saber más:

Callisto: Jupiter’s Moon

cropped-3-3.jpg

Observación a simple vista y con prismáticos: Navegar por el cielo nocturno 2

Hola y bienvenido a tu sección: “Observación a simple vista y con prismáticos”realizada por Juan Carlos Cañadilla Lendinez / astronomiadecampo.com.

Aprende y reconoce las constelaciones, como base para empezar en astronomía: Navegar por el cielo nocturno 2.
Hoy vamos a finalizar el artículo acerca de como localizar rápidamente y moverte por el cielo a simple vista.

Te adjunto enlace a la primera parte de Navegar por el cielo nocturno, por si no recuerdas algo.

Para poder reconocer las constelaciones, es necesario comenzar a aprender a localizar cada una, empezando por algún objeto del cielo conocido. ¿Recuerdas? Bueno pues continuamos.

Nos quedamos en la linea imaginaria para llegar a Orión

orion

Si seguimos esta línea imaginaria, al otro lado de la bóveda celeste, llegamos a la magnífica constelación de Orión. Sus dos estrellas principales son Rigel y Betelgeuse.

Ya que Orión es una constelación muy fácil de localizar, vamos a usarla como referencia ahora para localizar a otras constelaciones cercanas.

Trazando una línea desde Mintaka, una de los tres inquilinos del cinturón de Orión, a Betelgeuse y continuándola, nos encontramos con dos estrellas Castor y Pollux, una pareja de estrellas muy bonitas, que pertenecen a la constelación de Géminis.

geminis

Si seguimos una de las direcciones que nos marcan las tres estrellas del cinturón de Orión, llegaremos sin problema a la estrella más brillante de nuestros cielos, a Sirio, en la constelación de Can Mayor.

3-aldebaran

Ahora partamos de las estrellas Bellatrix y Betelgeuse, también de Orión, y prolonguemos la línea imaginaria unas dos veces y media, y ahí localizaremos a Procyon del Can Menor.

Creando más lineas.

Vamos a crear otra línea que sale del cinturón de Orión, pero en dirección contraria a Sirio, llegaremos a la estrella Aldebarán de la constelación del Toro.

Piscis bordea, formando una “V”, el cuadrilátero de Pegaso, por un extremo se sitúa muy cerca de esta constelación y por el otro se acerca a Andrómeda.
Aries se sitúa entre Tauro y Piscis, paralela a Andrómeda.
A la constelación de Cáncer la encontraremos entre Géminis y León.

4-andromeda

Un asterismo que nos ayudará mucho a situarnos en el cielo, en invierno, es el hexágono de invierno. Está formado por seis estrellas muy brillantes en nuestros cielos:

⦁ Sirio en Can Mayor,
⦁ Rigel en Orión,
⦁ Aldebarán en Tauro,
⦁ Capella en Auriga,
⦁ Pollux en Géminis.
⦁ Proción en Can Menor.

5-hexagono-de-invierno

Cerca de la Osa Mayor podemos ir localizando otras constelaciones menores, como:
⦁ Canes Venatici o Perros de Caza.
⦁ Coma Berenices o Cabellera de Berenice.
Estas están situadas bajo el mango del supuesto cazo que forma la Osa Mayor.

⦁ Leo Minor, a caballo entre la Osa Mayor y Leo.
⦁ Lince, que rellena el espacio vacío que existe entre la Osa Mayor, Auriga, Géminis y Cáncer.
⦁ Camelopardalis o Jirafa, que se encuentra entre Perseo y la Osa Mayor.
⦁ Dragón, entre las dos Osas y bordeando a la Osa Menor. La cabeza del dragón se sitúa entre la Osa Menor y la constelación de Hércules.

Descubriendo constelaciones menores.

Situada entre Perseo, Aries y Andrómeda podremos localizar la constelación Triángulo.
Entre Pegaso, Andrómeda, Cassioppeia y Cefeo veremos a la constelación de Lagarto.

6-lince

Siguiendo la línea del cuadrilátero de Pegaso formada por sus estrellas delta (Alpherathz) y gamma (Algenib), nos encontramos con la constelación de Cetus o Ballena.
En el espacio que tenemos ahora entre Orión y Cetus, tenemos a la constelación Eridanus.

7-ballena-pegaso

En la base de Orión, formada por las estrellas Rigel y Saiph, y entre las constelaciones del Can Mayor y Eridanus, encontramos tres pequeñas constelaciones:

⦁ Lepus o Liebre (podría representar una liebre perseguida por el cazador, Orión), la constelación de Columba o Paloma y la constelación de
⦁ Caelum o cincel, ambas muy pequeñas.
⦁ Y siguiendo la línea formada por Caelum y Lepus, y rodeada por la constelación de Eridanus, nos encontramos con la constelación Fornax u Horno.

8-paloma

Desde Betelgeuse en Orión, hasta Sirio en Can Mayor, y siguiendo esa línea, llegamos a la constelación de Puppis o Popa.

9-popa

Entre las constelaciones del Can Menor, Can Mayor y Orión, nos encontramos a Monoceros o Unicornio.

10-unicornio

Juan Carlos Cañadilla Lendinez / astronomiadecampo.com

El contenido de esta guía, “Navegar por el cielo nocturno a simple vista” es bajo licencia Creative Commons Atribución-No Comercial. Es de libre uso siempre y cuando se cite al autor y el blog.
Imágenes: Pixabay / Capturas del programa Stellarium.

telescopios y accesorios astronómicos

cropped-3-3.jpg