El regreso al planeta Venus

El planeta Venus, visto en la imagen con una serie de código de colores para resaltar sus diferentes elevaciones, es muy parecido en tamaño a las dimensiones de la Tierra, pero las similitudes son muy pocas en cuanto al clima.

Tiene una temperatura media enorme de 460 °C en la superficie, hay terribles nubes de ácido sulfúrico, y una presión atmosférica aplastante que lo convierten en un mundo inhóspito.

venus
Imagen: NASA / JPL / USGS

Pero además el planeta tiene varias curiosidades: es el planeta más cercano a la Tierra, lo vemos desde nuestro planeta como la más brillante “estrella” en el cielo (también se le llama lucero del alba o lucero vespertino). Tiene las nubes más reflexivas de la luz del Sol, por lo que es el planeta más brillante desde nuestra perspectiva. Cuenta con la superficie más caliente y la más alta presión sobre el suelo en el sistema solar. Y también es el objeto con la rotación más lenta y retrograda de los mundos conocidos. Es todo un mundo fascinante. Y este mundo ha sido visitado por sondas y robots desde hace muchos años, pero en los últimos tiempos estaba muy olvidado, tan solo algún sobrevuelo de misiones espaciales que iban a otras misiones del espacio y poco más. Pero ahora esto va a cambiar.

El planeta Venus con sus características nube. Créditos: JAXA

Venus está volviendo a despertar el interés de los científicos. La primera exploración en el programa es la de la ISRO (la Agencia Espacial de la India) que en 2023, con una sonda debe entrar en la órbita del planeta. Posteriormente, debería llegar una misión organizada por la NASA, mientras que en 2032 podría ser el turno de la Agencia Espacial Europea. Por último, pero no menos importante, la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) está trabajando en una misión que podría comenzar entre 2026 y 2033.

La agencia espacial rusa es la que en el siglo pasado visitó más el planeta Venus, lo hizo con las míticas misiones Venera.

Sonda Venera 3

Fueron diez sondas de la serie Venera las que aterrizaron en Venus y transmitieron datos desde la terrible superficie del planeta , incluyendo el programa Vega 1 y 2 y las sondas Venera-Halley . Además, otras trece sondas Venera transmitieron con éxito datos de la atmósfera de Venus .

Se convirtieron en los primeros dispositivos hechos por el ser humano para entrar en la atmósfera de otro planeta (Venera 4 el 18 de octubre de 1967), para hacer un aterrizaje suave en otro planeta (Venera 7 el 15 de diciembre de 1970), para devolver imágenes de la superficie planetaria (Venera 9 el 8 de junio de 1975) y para realizar mapas de radar de alta resolución estudios de de Venus (Venera 15 el 2 de junio de 1983).

Las últimas sondas de la serie Venera proporcionando las primeras observaciones directas de la superficie de Venus. Dado que las condiciones de la superficie en Venus son terribles, las sondas solo sobrevivieron en la superficie durante períodos de tiempo muy cortos que variaron entre los 23 minutos (sondas iniciales) hasta aproximadamente las 2 horas (sondas finales).

Venus es un mundo cercano que está esperando a ser explorado en profundidad, en los próximos años seguro que veremos resultados espectaculares del planeta.