El aire sobre China se limpió más rápido que nunca por los bloqueos por el Coronavirus

El Coronavirus está provocando en todo el mundo unos impactos colaterales muy importantes, y esto se puede ver desde el espacio. Esta enfermedad a la que se está enfrentando cada país según los brotes e intensidad ha provocado que en algunos lugares se note muchísimo los aislamientos y bloqueos de movimiento ordenados por los países. Esto lo podemos observar desde el espacio mediante técnicas de Teledetección, mediante satelites y midiendo variables como ejemplo la contaminación atmosférica.

Nos centramos en el foco principal e inicial de Coronavirus, en China, donde se han hecho hasta el momento las medidas más restrictivas de movimientos de seres humanos, aunque en Italia también están ocurriendo y seguramente también pude ocurrir lo mismos efectos, pero nos centramos en los datos desde satélite de provincias chinas que son muy interesantes.

Pues los instrumentos orbitales diseñados para monitorear la calidad del aire registraron una caída muy significativa en la concentración de la contaminación de dióxido de nitrógeno (NO2) desde enero. El NO2 es una sustancia nociva emitida por vehículos, plantas de energía y otras máquinas que queman combustibles fósiles. La disminución probablemente esté relacionada con una desaceleración económica y restricciones de movimiento en China desde que el virus se generalizó.  El tremendo impacto de esas medidas se refleja en los niveles locales de contaminación, un mapa de la ciudad de Wuhan (zona con restricciones más altas) muestra una sorprendente caída en los niveles de NO2 entre el 1 de enero y el 25 de febrero.

Créditos: Imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA de Joshua Stevens , utilizando datos modificados de Copernicus Sentinel 5P procesados ​​por la Agencia Espacial Europea. 

Los datos fueron recolectados por el Instrumento de Monitoreo Troposférico (TROPOMI) en el satélite Sentinel-5 de la ESA . Un sensor relacionado, el Instrumento de Monitoreo de Ozono (OMI) en el satélite Aura de la NASA ha estado haciendo mediciones similares. Esta enfermedad va a tener y está teniendo un impacto impresionante en nuestro planeta, en todos los sentidos.

Para saber más:

Artículo NASA-ESA

¿Qué es el Coronavirus?

La galaxia espiral barrada NGC 3887 y el movimiento de las estrellas

La impresionante galaxia espiral barrada NGC 3887, se encuentra a más de 60 millones de años luz de distancia en la constelación la Copa. Su curiosa orientación hacia nosotros nos permite observar en detalle los brazos espirales y la espectacular núcleo central, lo que la convierte en un objetivo perfecto para estudiar los brazos sinuosos de una galaxia espiral y las estrellas dentro de ellos y conocer su funcionamiento en la galaxia global.

Crédito de la imagen: ESA / Hubble y NASA, P. Erwin et al.

La existencia misma de los brazos espirales en las galaxias fue durante mucho tiempo un problema para los astrónomos ya que no entendían muy bien su funcionamiento y dinámica en una galaxia.

Los brazos emanan de un núcleo giratorio y, por lo tanto, deben enrollarse, en teoría, cada vez más apretadamente, lo que haría que finalmente desaparezcan después de un corto período de tiempo. Pero los astrónomos encontraron la solución a este problema, en lugar de comportarse como estructuras rígidas, los brazos espirales son áreas de mayor densidad en el disco de una galaxia, con dinámicas similares a las de un típico atasco de tráfico que todos sufrimos en las grandes ciudades. La densidad de los automóviles que se mueven a través de un atasco aumenta como es lógico en el centro del atasco, donde se mueven más lentamente. Los brazos espirales funcionan de manera muy similar. A medida que el gas y el polvo se mueven a través de las ondas de densidad, se comprimen y permanecen antes de salir de ellas nuevamente. Lo podemos apreciar en la siguiente simulación:

Esta es una simulación de una galaxia espiral con 20000 estrellas de acuerdo con la teoría de ondas de densidad.
Las velocidades de las estrellas internas están muy exageradas en comparación con las estrellas externas, ya que esto nos ofrece una vista más espectacular y muestra más evidentemente que la estructura espiral se mantiene incluso cuando las estrellas se mueven a través de los brazos espirales. Y, por supuesto, la materia oscura no se tiene en cuenta, lo que produciría velocidades distribuidas aún más uniformemente

Para saber más:

NGC 3887