Archivo de la etiqueta: Júpiter

Las misteriosas auroras de Júpiter ️

Los astrónomos planetarios han estudiado la espectacular emisión de auroras de rayos X de Júpiter durante muchas décadas. Los «colores» de rayos X de estas auroras muestran que son provocadas por partículas cargadas eléctricamente llamadas iones que chocan contra la atmósfera de Júpiter. Ahora, por primera vez, han visto a los iones «surfear» ondas electromagnéticas en el campo magnético de Júpiter, hacia la atmósfera.

Aurora en Júpiter. Créditos: E@NASA, @europeanspaceagency, J. Nichols (@uniofleicester) y G. Bacon (STScI);
Agradecimiento: A. Simon (NASA / GSFC) y el equipo OPAL
🖥 Yao / Dunn / ESA / NASA

Los nuevos estudios provienen de un nuevo análisis de datos del telescopio XMM-Newton y de la nave espacial Juno. XMM-Newton realiza observaciones remotas de Júpiter en longitudes de onda de rayos X. Juno, por otro lado, rodea el planeta gigante tomando lecturas in situ desde el interior del campo magnético de Júpiter.

Representación artística de las sondas Juno y XMM-Newton. Créditos: ESA-NASA

Descubrieron que las auroras pulsantes de rayos X son causadas por fluctuaciones del campo magnético de Júpiter. A medida que el planeta gira, se arrastra alrededor de su campo magnético. El campo magnético es golpeado directamente por las partículas del viento solar y comprimido. Estas compresiones calientan las partículas que quedan atrapadas en el campo magnético de Júpiter. Esto desencadena un fenómeno llamado ondas ciclotrón de iones electromagnéticos (EMIC), en el que las partículas se dirigen a lo largo de las líneas de campo.

Las propias partículas son átomos cargados eléctricamente llamados iones. Guiados por el campo, los iones «surfean» la onda EMIC a través de millones de kilómetros de espacio, finalmente chocando contra la atmósfera del planeta y provocando la aurora de rayos X.

Recomendaciones:

Nuestro primer libro de astronomía, donde hablamos del planeta Júpiter entre otros temas muy interesantes:

Curiosidades Astronómicas

Libro Curiosidades astronómicas

Anuncios

La imagen más increíble de una tormenta ciclónica de Júpiter

La nave espacial Juno de la NASA ha capturado una imagen increíblemente detallada de una tormenta ciclónica en la atmósfera del planeta gigante gaseoso Júpiter. El vórtice que se ve aquí tiene aproximadamente 2.000 kilómetros de ancho:

Créditos: NASA / JPL-Caltech / SwRI / MSSS . Procesamiento de imágenes por Kevin M. Gill ⠀

Júpiter está compuesto principalmente de hidrógeno y helio, pero parte del color de sus nubes puede provenir de columnas de azufre y gases que contienen fósforo que se elevan desde el interior más cálido del planeta. El científico ciudadano Kevin M. Gill creó esta imagen utilizando datos del generador de imágenes JunoCam de la nave espacial. Fue tomada el 3 de noviembre de 2019. En ese momento, la nave espacial estaba a unos 8.500 kilómetros de la cima de las nubes de Júpiter por encima de una latitud de unos 49 grados. ⠀

El siguiente impresionante gráfico muestra observaciones e interpretaciones de estructuras de nubes y circulación atmosférica en el planeta Júpiter desde la nave espacial Juno, el telescopio espacial Hubble y el Observatorio Gemini.

Al combinar todas esas observaciones los investigadores pueden ver que los impresionantes relámpagos del planeta gigante se agrupan en regiones turbulentas donde hay nubes de aguas muy profundas y donde el aire húmedo se eleva para formar torres convectivas altas similares a las nubes de cumulonimbos (nubes de tormenta) en la Tierra.

Créditos: NASA, ESA, M.H. Wong (UC Berkeley), A. James y M.W. Carruthers (STScI) y S. Brown (JPL)

La combinación de observaciones se puede utilizar para mapear la estructura de la nube en tres dimensiones e inferir detalles de la circulación atmosférica. Se forman nubes gruesas e imponentes donde sube el aire húmedo. Se forman claros donde el aire más seco se hunde. Las nubes que se muestran se elevan cinco veces más que torres convectivas similares en la atmósfera de la Tierra.

Las impresionantes nubes de Júpiter no dejan indiferente a nadie, convirtiéndolo en un planeta maravilloso.

Os recomiendo mi primer libro sobre astronomía donde hablo también en profundidad de las curiosidades de los objetos del sistema solar, entre ellos, el planeta Júpiter: «Curiosidades astronómicas»

Portada del libro
Anuncios


Un mes alucinante: Efemérides astronómicas en diciembre de 2020

Termina el nefasto y triste año 2020, pero para la comunidad astronómica este último mes del año va a ser realmente alucinante, con cuatro eventos espectaculares que por lo menos nos cerraran un año bastante desastroso para los habitantes del planeta, con lo que os recomiendo que disfrutéis del cielo en estas noches de eventos espectaculares.

Efemérides más interesantes del mes de diciembre de 2020
  • El primer evento a reseñar es la impresionante lluvia de estrellas fugaces de las Gemínidas, en las que este año tendremos la suerte de observarlas en Luna nueva y con una actividad alta que puede llegar en el mejor de los casos a los 150 meteoros hora. El punto radiante se encuentra en la constelación de Géminis y la noche de máxima actividad será la noche del 13/14 de diciembre.
Gemínidas
Punto radiante de las Gemínidas cerca de la estrella Castor.
  • El segundo evento impresionante es un eclipse de Sol total que será observable desde el Hemisferio sur de la Tierra, esto ocurrirá el 14 de diciembre. Este último eclipse de 2020, v a ser visible desde Chile y desde algunas partes de Argentina por la tarde. Algunas regiones del sur de América del Sur, el suroeste de África y la Antártida verán un eclipse solar parcial. Los horarios en tiempo universal para este precioso evento son los siguientes:
EventoHora UTC
Primera ubicación para ver el comienzo del eclipse parcial14 dic, 13:33:55
Primera ubicación para ver el comienzo del eclipse total14 dic, 14:32:34
Eclipse máximo14 dic, 16:13:28
Última ubicación para ver el final del eclipse completo14 dic, 17:54:18
Última ubicación para ver el final del eclipse parcial14 de dic, 18:53:03
Hora en tiempo universal del eclipse de Sol
Lugares de la Tierra donde se verá el eclipse total de Sol. Créditos: timeanddate.com

Un eclipse de Sol es un evento espectacular pero hay que tener muchas precauciones para observarlo:

 – No observar el Sol directamente sin la debida precaución, produce ceguera.

  • Nunca debe observarse el sol directamente con aparatos como cámaras, telescopios, prismáticos… ni con filtros no homologados, ni con gafas de sol.
  • No utilizar filtros caseros no homologados (películas fotográficas veladas, gafas de sol, radiografías, cristales ahumados…) ya que no filtran todas las radiaciones solares.
  • Se recomienda el uso de filtros homologados, que se venden en ópticas, planetarios y tiendas especializadas.

– Con prismáticos o telescopios (jamás  observarlo directamente sin un filtro solar), lo podemos observar:

– Usando el método de proyección sobre alguna cartulina, usando filtro Mylar o usando otros filtros astronómicos especiales. Recordad que para observar el Sol directamente con telescopios se coloca el filtro en el objetivo:

Filtros de Objetivo (filtro Mylar): Se colocan en el objetivo, son filtros usados para observación solar

Captura
 Filtro de objetivo para la observación del Sol y telescopio con filtro Solar.

Algunos telescopios de baja gama suelen tener filtros SUN para oculares pero pueden dañar a la larga el ocular o la vista por tanto no los debéis usar ya que pueden ser muy peligrosos.

  • El tercer evento impresionante ocurrirá el 21 de diciembre, en el que Saturno Júpiter se verán muy cerca aparentemente uno del otro en el firmamento, casi parecerá que están pegados. Con un telescopio la vista será alucinante pues con un mismo ocular podremos ver dos planetas aparentemente juntos, apreciando el anillo de Saturno y las lunas alineadas de Júpiter así como las bandas de su atmósfera. También con unos simples prismáticos podremos verlos muy cercanos aunque con menos detalles que a vista de telescopio. A simple vista veremos casi como dos puntitos muy juntos, donde el más brillante será Júpiter. La “gran conjunción” de Júpiter y Saturno ocurrirá el 21 de diciembre coincidiendo con el solsticio de invierno en el hemisferio norte. En ese momento, los dos planetas estarán en la constelación de Capricornio, baja hacia el horizonte suroeste de la tarde, y separados por un tan solo 0,1 °. Será la conjunción más cercana de Júpiter y Saturno desde el año 1623.
Vista de Júpiter y Saturno, observado con unos prismáticos o con el ocular de un telescopio. La separación angular de los planetas
será de apenas 6 minutos de arco (0,1 °) es sólo una quinta parte del diámetro de la Luna.
  • El cuarto evento ocurrirá el 31 de diciembre en la que daremos la bienvenida al 2021 y trataremos de olvidar el 2020, en ese momento la Tierra habrá dado una órbita completa alrededor del Sol, que le cuesta exactamente 365 días y 6 horas, esas poquitas horas que se van acumulando y cada cuatro años se cuenta uno bisiesto, en el que tenemos un día más en febrero, el 29. Nuestro planeta recorre una órbita  de 930 millones de kilómetros, a una velocidad media de 107.280 kilómetros por hora, todo un viaje interplanetario.
Photo by Pixabay on Pexels.com

Recomendaciones:

Anuncios

La «Gran conjunción» de Saturno y Júpiter el 21 de diciembre

Hay que señalar en el calendario una fecha: el 21 de diciembre de 2020. En la que Saturno y Júpiter se verán muy cerca aparentemente uno del otro en el firmamento, casi parecerá que están pegados. Con un telescopio la vista será alucinante pues con un mismo ocular podremos ver dos planetas aparentemente juntos, apreciando el anillo de Saturno y las lunas alineadas de Júpiter así como las bandas de su atmósfera. También con unos simples prismáticos podremos verlos muy cercanos aunque con menos detalles que a vista de telescopio. A simple vista veremos casi como dos puntitos muy juntos, donde el más brillante será Júpiter.

Anuncios

La «gran conjunción» de Júpiter y Saturno ocurrirá el 21 de diciembre coincidiendo con el solsticio de invierno en el hemisferio norte. En ese momento, los dos planetas estarán en la constelación de Capricornio, baja hacia el horizonte suroeste de la tarde, y separados por un tan solo 0,1 °. Será la conjunción más cercana de Júpiter y Saturno desde el año 1623.

Vista de Júpiter y Saturno, observado con unos prismáticos o con el ocular de un telescopio. La separación angular de los planetas
será de apenas 6 minutos de arco (0,1 °) es sólo una quinta parte del diámetro de la Luna.

Ocurren grandes conjunciones regularmente, aproximadamente cada 20 años, debido al efecto combinado de la orbita alrededor del Sol de aproximadamente 12 años de Júpiter y el período orbital de aproximadamente de 30 años del planeta Saturno. Júpiter y Saturno se alinearon por última vez en una gran conjunción en mayo de 2000. Y las próximas se esperan para este año 2020 y después para 2040, 2080, 2100… Por tanto hay que aprovechar esta oportunidad que nos da la vida de ver un acercamiento aparente en el firmamento de los dos planetas más grandes del sistema solar.

En este vídeo podéis ver como estarán de cerca en el firmamento, observados con un telescopio.
https://www.amazon.es/shop/universo.blog
Anuncios

El origen de los nombres de los planetas del sistema solar

Los nombres de los ocho planetas actuales del sistema solar provienen en su mayoría de la mitología y fueron nombrados, sobre todo los que se ven a simple vista, hace miles de años. Primero decir que la palabra «planeta» significa «errante» o «vagabundo» ya que a simple vista se puede observar como con los días los planetas, sobre todo los más cercanos a la Tierra cambian de posición sobre el fondo de estrellas con lo que van transitando por el cielo. Los más lejanos como Júpiter y Saturno tiene un movimiento aparente más lento sobre el fondo de estrellas, pero en unas semanas se nota el cambio de posición.

Anuncios

Por ejemplo los antiguos romanos otorgaron los nombres de dioses y diosas a los cinco planetas que se podían ver en el firmamento nocturno a simple vista. Júpiter, el planeta gigante gaseoso más grande del sistema solar, recibió su nombre del rey de los dioses romanos, Zeus, también se le llamaba «Fenonte» que significa brillante, por su gran brillo en el cielo.

Sí nos fijamos en como se ve Marte en el cielo nocturno lo podemos ver de un color rojizo, por tanto lols antiguos romanos le dieron el nombre del dios de la guerra, por el color parecido a la sangre.

Marte; Créditos: NASA

Mercurio, que hace un viaje completo alrededor del Sol en solo 88 días terrestres, lleva el nombre del mensajero de los dioses y el jefe de los viajeros, de los pastores y de los oradores. Era el encargado también de conducir a los infiernos las almas de los muertos… ya que se movía muy rápidamente. Venus tiene un nombre un poco más romántico pues para los antiguos romanos era la diosa de la belleza.

Saturno, para la mitología griega era el dios Faetonte hijo de Helio, que condujo un carro de fuego por el cielo como su padre el dios Sol, pero en la mitología romana se acercan un poco alguna característica planetaria de este enorme astro, Saturno era Crono  hijo de Urano y Gea, que gobernaba el mundo de los dioses y los hombres devorando a sus hijos en cuanto nacían para que no lo destronaran. Saturno tiene un movimiento aparente muy lento sobre el fondo de las estrellas (emplea casi 30 años en completar su órbita), entonces debía ser Crono, el padre anciano por su movimiento tan lento sobre el fondo de estrellas.

Saturno. Créditos: NASA

Otros dos planetas más lejanos y no visibles a simple vista, Urano y Neptuno, fueron descubiertos después de que se inventara el telescopio a principios del siglo XVII, con lo que los nombre son más modernos.  El astrónomo William Herschel, a quien se le atribuye el descubrimiento de Urano en 1781, quiso llamarlo «Georgium Sidus» (la estrella de George) en honor del rey Jorge III. Otros astrónomos pensaron en llamar al planeta Herschel, por ser este astrónomo su descubridor. Pero fue el astrónomo alemán Johann Bode quien recomendó el nombre de Urano, por el dios griego del cielo, Urano. 

Neptuno, el planeta más alejado del Sol (hace una orbita cada 165 años), fue observado por primera vez con telescopio en 1846 por el astrónomo alemán Johann Gottfried Galle, utilizando los cálculos matemáticos del astrónomo francés Urbain Le Verrier y el astrónomo británico John Couch Adams. Su nombre se debe al dios romano de los mares “Neptuno” también llamado Poseidón en la mitología Griega.

Plutón, que fue clasificado como planeta en 1930 antes de ser despojado de esa categoría y ser catalogado como planeta enano en 2006, recibió su nombre del dios romano del inframundo, la idea vino de una niña inglesa de 11 años llamada Venetia Burney.

En cuanto a la Tierra, nuestro querido planeta azul, su nombre no proviene de la mitología de antiguas civilizaciones, sino de las palabras en inglés antiguo (earth) y germánico (erde) que significan «suelo», ya que en épocas muy antiguas aun no sabían que la Tierra era esférica ni que era un planeta y solo veían el suelo de sus pies.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Os recomiendo mi primer libro de astronomía: Curiosidades Astronómicas.

Anuncios