¿Te parecen cortos los días? Hace 70 millones de años un día duraba 23.5 horas

¿Tienes un día demasiado ocupado? ¿Demasiadas cosas por hacer en pocas horas? Entonces es bueno que no vivieras hace 70 millones de años, ya que en aquel entonces, el día solo duraba 23 horas y 31 minutos; hubieras estado aún más ocupado.

Suponemos que también es bueno que no seas bivalvo en ese entonces. Es decir, de manera general, pero también porque 1- estarías muerto hace mucho tiempo y 2- tu destino sería perforar pequeños agujeros a través de ti para que los científicos pudieran contar tus capas.

Bivalvo rudista de Emiratos Árabes. Imagen tomada de Wikipedia

En este artículo que traemos, en una colaboración con 2×3.cl, te hablaremos sobre por qué hace 70 millones de años el día duraba más tiempo, y cómo es que se descubrió ese hallazgo.

Así fue como todo esto fue determinado. A finales del período cretácico había bivalvos llamados rudistas (ahora extintos, gracias a un impacto de asteroide). Habían existido durante cien millones de años más o menos y eran tan frecuentes que construyeron arrecifes en aguas tropicales de todo el planeta; los científicos encontraron una especie particular, torreites sanchezi, en Omán (que, en aquel entonces, estaba bajo el agua).

La belleza de estos bivalvos es que construían sus caparazones capa por capa a diario. Estas capas tienen un grosor de solo 40 micras, pero se ven fácilmente en fotos microscópicas del caparazón (de hecho, los métodos en los estudios son lo suficientemente precisos como para obtener hasta cinco puntos de datos por día). Aún mejor, su consumo diario de agua incluía una lista de químicos de boticario que permite a los científicos de hoy medir su abundancia.

Al analizar cuidadosamente estas capas y productos químicos en un solo espécimen, los científicos pudieron ver los patrones diarios en ellos, así como los patrones a largo plazo debido a variaciones estacionales y anuales. Esto les permitió calcular cuántos días había en un año en ese momento de diferentes maneras: una era simplemente contar las capas y compararlas con las variaciones anuales. Otros métodos implicaron observar la forma en que se depositaban los productos químicos en el caparazón, lo que permite una mayor precisión en la explicación de las variaciones.

Lo que encontraron después de combinar sus resultados estadísticamente es que había 372 capas depositadas por año (con una incertidumbre de ± 8.4 días). Eso significa que el día tenía aproximadamente un 98% de la duración actual: 23 horas y 21 minutos.

Eso a su vez significa que la tierra estaba girando un poco más rápido en ese entonces, aproximadamente un 2% más rápido. ¿Cómo puede ser?

En realidad, ¡eso es como se esperaba! Cuando la tierra se formó por primera vez, probablemente giró mucho más rápido de lo que lo hace ahora, demorando aproximadamente 6 horas. La razón por la que giramos más lento ahora es… ¡la luna!

Imagen tomada de Pixabay

Después de que se formó la luna, ella y la tierra interactuaron gravitacionalmente. Todo el baile es un poco complicado y sutil, pero debido a las mareas, los dos cuerpos intercambian energía de giro; la energía de giro de la tierra se le da a la luna que a su vez usa esa energía para moverse más lejos de la tierra. Cuando se formó por primera vez, la luna estaba muy cerca de la tierra, pero en los últimos cuatro mil millones de años se ha movido a su distancia promedio actual de 384.000 km. La recesión de la luna no es constante, pero actualmente es de aproximadamente 4 centímetros por año, casi al mismo ritmo en que crecen las uñas.

Utilizando la longitud más corta del día hace 70 millones de años y calculando la tasa de intercambio de energía, los científicos que realizaron este estudio descubrieron que la luna estaba a unos mil kilómetros más cerca de nosotros en ese momento (aproximadamente 383.000 ± 5.000 km). Esto es consistente con los modelos de mareas de la recesión de la luna de nosotros.

¡Muy genial! Hay que tener en cuenta que las incertidumbres en sus mediciones son un poco altas dados los números involucrados; sus hallazgos son consistentes con que no haya ningún cambio en absoluto. Esto no significa que no haya habido un cambio, solo que no se puede decir con certeza absoluta que ha habido un cambio. Aún así, hay una autoconsistencia en sus modelos que implica que están en el lugar correcto, y estamos seguros de que los modelos de marea están de acuerdo con los hallazgos para la luna.

De todos modos, el siguiente paso obvio es hacer este análisis en muchos más especímenes. Los bivalvos rudistas están por todas partes, por lo que el mejor camino es hacer un montón más desde ese mismo sitio en Omán, desde otros lugares del mundo, y tratar de obtener más no solo de esa misma época sino también de diferentes tiempos en el pasado para ver si los números se mantienen. Los autores señalan que este estudio crea el camino para más investigaciones similares.

Sin duda, este trabajo es bastante interesante y se puede ver como los mundos astronómicos, biológicos, químicos y geológicos (por así decirlo) chocan aquí. Es un estudio fascinante y vale la pena ampliarlo…

Mientras haya suficientes horas en el día para hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .