El verdadero color de la Luna

¿De que color es la luna?. 

La superficie de la Luna tiene ciertas tonalidades que no podemos ver desde la Tierra. Los colores dan muchas pistas sobre la mineralogía de la superficie de nuestro satélite natural. Además, en los sitios de muchos cráteres de impacto podemos ver el material más profundo expuesto (y en algunos casos dispersado) por el impacto es de una composición diferente que el material en la superficie.

Anuncios
Imagen de la Luna saturada de color para resaltar los detalles, obtenida por telescopio. Créditos: Jred Bowen – Observatorio Backard Country, Condado de Dekalb Missouri

Las imágenes tomadas desde el espacio son las que mejor ilustran el color de la Luna. Todas esas tonalidades que se pueden observar son producto de los elementos de la superficie de nuestro satélite: como por ejemplo oxígeno, silicio, magnesio, hierro, calcio y aluminio. Las rocas de color más claro suelen ser feldespatos plagioclasas, mientras que las rocas más oscuras son piroxeno. La mayor parte de las rocas que podemos ver son de origen volcánico y fueron expulsadas del interior de la Luna durante erupciones volcánicas. Incluso también hay rocas llamadas olivinos que son, como su nombre ya casi indica, verdes. Los colores en la Luna están controlados de forma dominante por variaciones en el contenido de hierro y titanio. 

Podemos apreciar muchos de esos colores reales en la siguiente imagen adquirida desde el espacio:

La Luna puede verse en blanco y negro a simple vista, pero los filtros de la Cámara del Orbitador de Reconocimiento Lunar muestran sus verdaderos colores en esta imagen. Créditos: NASA

Sin embargo la mayoría de la superficie de la Luna está cubierta por un material llamado regolito de tono grisáceo, fragmentado y no consolidado. Esta capa es el resultado del impacto continuo de asteroides grandes y pequeños y el bombardeo constante de partículas cargadas del sol y las estrellas.

Photo by Pixabay on Pexels.com

El suelo lunar puede ser un término engañoso, ya que el “suelo” lunar tiene poco en común con el terrestre. El suelo lunar no contiene materia orgánica y no se forma a través de sustancias biológicas o químicas como los suelos terrestres. Los suelos lunares tampoco están expuestos al viento y el agua que dan forma a la Tierra, todo es el resultado de impactos de asteroides, cometas, pequeñas partículas y el viento solar.

Anuncios

Únete a otros 1.300 seguidores

Categorías:astronomía, la luna

Etiquetado como:

1 respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .